La UZ obtiene cerca de un millón de euros en dos proyectos europeos de liderazgo industrial

Categoría: Universidad Autor: Redacción AU

La Universidad de Zaragoza ha obtenido casi un millón de euros en dos proyectos europeos de liderazgo industrial del programa Horizonte 2020. Se trata de los programas Position y Reaction, que permiten innovar en la producción de catéteres de última generación y producir obleas de Carburo de Sicilio con aplicaciones energéticas, respectivamente.

Zaragoza.- La Universidad de Zaragoza ha captado cerca de un millón de euros en dos proyectos europeos H2020 de liderazgo industrial y que permitirán innovar los procesos de producción en el ámbito de la salud, para obtener catéteres de última generación (Position), así como en el de la energía (Reaction), para sistemas energéticos de mayor eficiencia y menores costes.

En concreto, Luis Fernández, del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A), ha conseguido 433.292 euros para el campus aragonés dentro del proyecto Position, un consorcio con 48 socios, coordinado por Philips Electronics Nederland y un presupuesto global de 52 millones de euros. Este avance será fundamental en la mejora de la calidad de vida, ya que el 10% de la población en países occidentales tendrá una operación basada en el uso de catéteres a lo largo de su vida, como la inserción de stents coronarios, tratamientos de arritmias o cambio de válvulas cardíacas. El uso de catéteres hace que estas operaciones sean mínimamente invasivas, integrando sensores capaces de actuar como ojos y oídos para el cirujano.

Miguel García-Gracia, del Departamento de Ingeniería Eléctrica (EINA), ha logrado 435.533,75 euros para Reaction, un consorcio formado por 27 socios y tiene un presupuesto total de 48,6 millones de euros. El proyecto Reaction tiene como objetivo el desarrollo de una nueva tecnología de dispositivos electrónicos basados en el SiC. Las capacidades de esta nueva tecnología se demostrarán en varias aplicaciones: un convertidor de varios kW para vehículos eléctricos, módulos de carga de baterías de coches, minirredes híbridas domésticas e industriales.

Los proyectos se enmarcan dentro de la iniciativa Tecnológica Conjunta Ecsel “Componentes y Sistemas Electrónicos para un Liderazgo Europeo”, que pertenece a la Comisión Europea para el fomento de las actividades de investigación enmarcada en el Pilar II-Liderazgo Industrial del programa Horizonte 2020. Se trata de un programa del ámbito de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones, así como de la Micro-Nanoelectrónica y los Sistemas Inteligentes. Estas actividades promueven a las empresas, institutos de investigación y universidades españolas participantes a trabajar conjuntamente en redes europeas y posibilita la internacionalización de éstas al crear relaciones con empresas de otros países y desarrollar proyectos con carácter europeo e internacional.

POSITION

Los catéteres, aun siendo instrumentos esenciales y capaces de salvar un número relevante de vidas, su proceso productivo está basado en tecnologías obsoletas. De forma sorprendente, no ha habido ninguna innovación relevante en la última década, mientras el personal clínico está demandando mayores funcionalidades integradas en catéteres más pequeños, baratos y fáciles de usar. El principal motivo por esta falta de innovación es debido a que la fabricación está basada en tecnologías a medida para cada solución con una producción limitada en cada caso que no justifica la continua innovación.

Position-II es un proyecto que pretende revertir esta situación introduciendo plataformas tecnológicas abiertas capaces de impactar en la miniaturización, la integración de electrónica, comunicaciones inalámbricas, transductores y en su encapsulación. Las actividades de producción estarán centralizadas en las instalaciones desarrolladas en el proyecto anterior Informed (del que la Universidad de Zaragoza también formo parte).

Informed desarrollará hasta 5 demostradores basados en la tecnología desarrollada: Integración de sensores de presión para diagnóstico de estenosis, desarrollo de electrónica integrada para la integración de transductores y la conversión analógico-digital, desarrollo de catéteres ópticos para su compatibilidad con imagen de resonancia, desarrollo de catéteres para su uso en el sistema nervioso y el tratamiento de migrañas crónicas, y catéteres inteligentes para su uso en terapia celular, basada en el uso de determinados tipos celulares como “factorías” de producción in-situ de agentes bioquímicos conocidos por su efecto beneficioso en determinadas enfermedades o en la regeneración de tejido dañado.

REACTION

El proyecto Reaction permitirá reducir los costes de fabricación en más de un 25 % y que la tecnología del SiC reemplace definitivamente a la del Silicio gracias a unas propiedades eléctricas únicas. El proyecto Reaction se desarrollará durante 42 meses, con una inversión de 48,6 millones de euros. La Universidad de Zaragoza, junto con la empresa aragonesa de base tecnológica 4fores, forma parte del consorcio, liderado por STMicroelectronics SRL. La Universidad de Zaragoza participa a través del Grupo de Investigación en Integración de Energías Renovables.

El proyecto tiene como objetivo el desarrollo de sistemas energéticos basados en tecnología SiC de última generación (8”), capaces de aprovechar al máximo estas propiedades. Las capacidades de esta nueva tecnología se demostrarán en varias aplicaciones: un convertidor de varios kW para vehículos eléctricos, módulos de carga de baterías de coches, minirredes híbridas domésticas e industriales.

La pérdida de energía en los sistemas electrónicos de potencia consiste en pérdidas de conducción y pérdidas de conmutación. Cuanto mayor es la frecuencia de conmutación, más altas son las pérdidas de conmutación. De forma que, con el proyecto Reaction, las pérdidas de conducción se reducirán en un 50 % y las de conmutación en un 30 %, lo que permitirá aumentar su eficiencia, operar a mayor frecuencia y reducir el volumen de los convertidores de forma significativa. Asimismo, con el proyecto se alcanzarán temperaturas operativas de 200°C, superiores a las que actualmente se consiguen, lo que significará una disminución de los sistemas de refrigeración y, por consiguiente, un menor volumen y peso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies